La escasez de microchips podría tener un impacto del 1% en el PIB español

La falta de microchips y otras materias primas podría tener un impacto cercano al 1% del PIB sobre la economía española y europea de mantenerse la crisis. Y todo apunta a que el fin no será hasta 2023.

Esta la estimación que realiza el Consejo General de Colegios de Ingenieros Industriales tomando como referencia el análisis realizado por Goldman Sachs para la economía de los Estados Unidos. En España, si nos centramos exclusivamente en el sector de la automoción, en el primer semestre de este año se fabricaron 300.000 vehículos menos que en 2019. La fabricación de los vehículos de última generación tiene cada vez mayor dependencia de los microprocesadores, desde los sistemas de apoyo a la conducción hasta el entretenimiento a bordo, por citar algunos: airbags, sistema de frenado, asistencia al aparcamiento, sensores de presión de neumáticos, etc. Un vehículo de última generación puede llegar a tener hasta 100 chips específicos para distintas funciones, cifra que no ha parado de crecer en los últimos años.

Este problema viene de lejos

El problema de rotura de la cadena de suministro no se puede achacar en exclusiva a la pandemia, ya que hay otros factores de fondo. El crecimiento de sectores como las comunicaciones con el despliegue de 5G, o el impulso a la movilidad eléctrica (ambos muy demandantes de componentes de la industria de semiconductores) han aumentado la demanda de microchips en un 30%. Pero además hay que añadir problemas de distinta índole en la cadena de producción, como incendios y desastres naturales en plantas críticas de componentes o problemas logísticos en el transporte mundial ante el encarecimiento de los contenedores de transporte marítimo, como el bloqueo del canal de Suez durante una semana este pasado mes de marzo.

La solución, por tanto, pasa por crear las fábricas de estos componentes en el país. España pretende movilizar en los próximos tres años 24.000 M€ – de los cuales el sector público aportará más de 4.300 M€ – a través del PERTE de Vehículo Eléctrico y Conectado. Esto incluye el desarrollo de líneas de fabricación de vehículos eléctricos, la creación de una fábrica de baterías eléctricas o de pilas de hidrógeno y la producción de otros componentes del automóvil, entre otros.

¿Has visto ya nuestra selección de coches seminuevos? Podrás tener el tuyo al momento😉. Fíjate en los coches que tengan el distintivo 

Top
Click to Hide Advanced Floating Content
Click to Hide Advanced Floating Content